El mito de que todo pasado fue mejor

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Las personas que están pendientes de las noticias a nivel nacional e internacional se ven bombardeadas por un flujo incesante de noticias negativas: asesinaron a alguien en algún lado, un desastre natural golpeó algún país distante y la guerra lleva la condición humana más abajo en alguna parte del planeta.

Tales personas, normalmente con algunos años más en la tierra, seguramente reclamarán que en sus tiempos las cosas no eran así, que antes sí se podía salir a la calle tranquilo. Pero ¿es así realmente? ¿El mundo es un paraje desolado en donde la violencia reina, y el rico se hace más rico y el pobre más pobre?

Yo opino que no.

El gráfico habla claramente. Desde la segunda guerra mundial, los muertos en combate en el mundo han disminuido dramáticamente, tanto es así que el número de muertos desde entonces (casi 80 años después) no supera el total de muertos que perecieron cuando el mundo se sumergió en la barbarie, así que definitivamente el mundo no es más violento que hace 50 años. Claramente Colombia tampoco, como muestra la siguiente gráfica.

Es posible que estemos viviendo en la época más pacífica de la historia colombiana reciente. Claro está que mucha de esta violencia se ha trasladado a las ciudades (por eso no se puede salir a la calle seguro) pero en el agregado, la tendencia ha sido negativa. Asimismo el PIB per cápita de Colombia se ha triplicado desde 1980, la mortalidad infantil, cortada a la mitad desde 1998 y la pobreza se ha reducido considerablemente desde que tenemos datos.

Es así en otros aspectos, educación, salud, expectativa de vida y pobreza. La humanidad (y Colombia) nunca ha estado tan saludable, tan educada y tan rica. Claro que hay problemas y queda mucho por hacer en diversas regiones del planeta -la desigualdad económica será el gran problema del siglo XXI-, así como adaptarnos a la inteligencia artificial y a la automatización de muchos trabajos, lo que sin duda causará más daño que la temida inmigración.

Claro está que la retórica fatalista garantiza más clicks, más ingresos en publicidad, pero los datos no mienten.

 


Sobre Andrés Zambrano

Economista.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*