Junior, una historia a retazos

Este texto busca abrir el debate sobre la historia del fútbol del Atlántico y poner en discusión los orígenes del Junior, el equipo de balompié más famoso de la costa norte colombiana.

 

Por Farouk Calderon y Andrea Giraldo

“Junior, la querida de Barranquilla”

“Junior es la querida de Barranquilla”, así proclamó el escritor y publicista Barranquillero, Álvaro Cepeda Samudio, los amoríos entre el Junior y su hinchada.

Barranquilla y Junior es una relación de amores y decepciones, una que resta tiempo al tiempo y, que cada fin de semana, el  idilio toma nuevos bríos. Unos hinchas son más comprensivos y otros, más drásticos, amenazan, cuando pierde un encuentro,  con no volverse a ver un partido, pero al final, cual orgía dionisiaca, todos se reúnen nuevamente, para iniciar el rito, con una cerveza, en cada esquina, tienda, “estadero”, casa o punto de encuentro.

“El juniorismo es un estado de alma. Una manera de ser. Una actitud ante la vida. Una posición frente a las crudezas del mundo. El día en que Junior pierde, como si fuera una fatalidad del destino, se va la luz en Barranquilla; si el equipo hace agua en el campeonato, la ciudad amanece inundada por los arroyos, aunque sea verano. Es fácil adivinar, por lo contrario, que el Junior ha ganado, sin necesidad de oír el estropicio que forman los comentaristas radiales, porque el lunes sale el sol más temprano y hasta el sepulturero del cementerio de Calan-Cala tiene una sonrisa de triunfador pintada en la cara”, dice Juan Gossaín

Y Gabriel García Marquez, mamador de gallo y escritor costeño, escribió una crónica para El Heraldo llamado “El Juramento”, en el cual se permite inferir  lo que el Junior inspiró a sus líneas “…Y entonces resolví asistir al estadio. Como era un encuentro más soñado que todos los anteriores, tuve que irme temprano. Confieso que nunca en mi vida he llegado tan temprano a ninguna parte y que de ninguna tampoco he salido tan agotado”.

 

La discusión

La historia que siempre se ha narrado acerca del Junior menciona que, desde 1924, el equipo costeño encuentra su germen en las populares calles de Barranquilla, extraoficialmente en el barrio San Roque, en la casa de Micaela Lavalle y con el bautizo de un sacerdote de origen italiano del colegio Salesiano San Roque. Pero el periodista, Efraín Peñate, quien cuenta con más de 45 años de ejercicio profesional, dice que el prelado fundador del grupo de jóvenes entusiastas del football hacía parte del Colegio Biffi- La Salle, este le puso el nombre de “Juventus, en el barrio Rebolo, como el equipo de Turín.

Sin embargo el 17 de Febrero del 2017 GUSTAVO GIRALDO DÍAZ GRANADOS, nieto de GABRIEL DÍAZ GRANADOS (RIP), del equipo “Unión Colombia”, centro delantero goleador y capitán del “Equipo de Barranquilla” (Selección Atlántico), subcampeón, campeón y nuevamente subcampeón, en las Olimpiadas Nacionales (Juegos Nacionales), en la ciudad de Cali (1928), Medellín (1932) y Barranquilla (1935) respectivamente, además de capitán de la Selección Colombia en 1931, afirmó que su abuelo siempre sostuvo que el Junior de Barranquilla tiene menos años de los que se le adjudica. “El Junior F.C. absorbió la historia del Juventud Infantil o Juventud Junior”, sostiene el nieto del que es considerado el mejor jugador costeño de todos los tiempos, según su compañero de grandes hazañas, ROBERTO MELÉNDEZ (RIP) y el reconocido periodista deportivo barranquillero, “CHELO” DE CASTRO C.

Según Giraldo debe existir  un acta de traspaso, es decir un documento que mediante el cual un agente mediador que comunica a la sociedad de los títulos, el nombre y datos del adquiriente de acciones de la sociedad entre el Juventud Junior y el Junior F.C. Dicha transacción nunca se hizo.

Giraldo también sostiene, “por otro lado, que con esta maniobra de llevar el nombre de un equipo exitoso como el Junior F.C., al pasado donde nunca existió, se han borrado de la historia las grandes gestas y conquistas deportivas de los equipos en otrora protagonistas del momento, como lo fueron el Juventud, Bartolino, Sporting, Unión Colombia, Atlético de Soledad, Porteño, Santander, Nariño etc., de cuyos planteles, salieron los jugadores que dieron origen al poderoso “Equipo de Barranquilla” (Selección Atlántico), que entre 1928 y 1935 fuera protagonista de las tres primeras Olimpiadas Nacionales, saliendo campeón en la de 1932 en Medellín, además de conformar la Selección Colombia de 1931”.

 

“Bajo la batuta del padre”

Entonces el Junior F.C. no tiene un acta de traspaso, sino un acta de constitución, la cual es una constancia notarial que registra todos aquellos datos referentes y correspondientes a la formación de una sociedad o agrupación. El Juventud Senior era uno de los equipos más competitivos en la época amateur de Colombia, junto con el Unión-Colombia, Sporting Athelic Soledad, Bartolino y  Biffi. Los Leopardos, como eran también conocidos Juventud Senior, se constituyeron como equipo de primera división mucho antes que el Juventud Junior, hasta que coincidieron en el mismo torneo en 1930.

El Juventud Junior hacía parte el Juventud Senior, el primero era de la filial del segundo, por tanto no podía independizarse arbitrariamente, ya que eran administrados por la misma junta.

El equipo Junior F.C. que llegó al profesionalismo no tenía ningún jugador en sus convocados del Juventud Junior para enfrentar el naciente torneo Colombiano en 1948. Si hubiera habido un traspaso por lo menos habrían jugadores del Juventud Junior en el Junior F.C. actuando, el único que se mantuvo fue Roberto Meléndez, pero no como jugador, sino como Director Técnico, a los 35 años; lo suficientemente joven como para seguir jugando junto a sus contemporáneos.

 

“Junioritis”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el torneo amateur de fútbol, regida por la Liga de Football del Atlántico, participaron diferentes equipos y clubes deportivos, por ejemplo,  como El Unión-Colombia y el Biffi. Estas dos últimas organizaciones deportivas conformadas por adeptos y apasionados por el deporte tenían además de equipo de fútbol, tenían representantes en natación, tenis, béisbol. Así mismo las divisiones menores en para conformar reforzar los equipos de mayor categoría. Tal es el ejemplo de El Juventud Senior y Juventud Junior; Bartolino y Bartolino Junior; Sporting y Sporting Junior.

El “apellido Junior” era muy común para nombrar a cualquier equipo, es decir existían varios equipos con esta misma denominación. La conformación del Junior F.C podría ser cualquiera de los anteriores o el resultado de la combinación de todos. Al final “Junior” fue el nombre del equipo que al final ingresó al profesionalismo, sin ningún jugador del Juventud Junior.

Desaparición

Guillermo Carbonell, comunicador social y periodista, conductor del programa de radio “En Cabina” transmitido por Radio Alegre, coincide con Giraldo en afirmar que el Juventud Junior, al igual que otros equipos del momento amateur del fútbol, representó a Colombia en torneos internacionales en Chile y Brasil, como si fuera la Selección Colombia. Efraín Peñate, reconocido periodista especializado en deportes, en entrevista que él, nos contó una historia que le ocurrió al Juventud Junior, cuando hizo el viaje a Chile en 1945, en el cual, antes de llegar a Valparaíso, viajaron a Perú en carro para esperar ahí el barco que los llevaría al país austral. El barco demoró varios días en llegar a puerto peruano y los jugadores estaban muriendo de hambre, finalmente pudieron embarcar y llegar a la ciudad chilena con varias fechas atrasadas en el torneo. El disgusto de los equipos colombianos hizo que la Dimayor, institución que aun rige al fútbol colombiano, sancionara al equipo  con un veto y multa. Tal situación hizo que el equipo entrara en crisis y desapareciera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*