El engaño de Sabrina Pasterski (o el Populismo científico como show mediático)

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Por Christian Silva |

 

Hace un par de días me encontraba merodeando en Facebook y noté que había una publicación en particular que se estaba volviendo viral. Desde distintos portales informativos se estaba divulgando la noticia de una joven de 23 años a la que la prensa le otorga el título de la nueva Einstein. Inmediatamente me sorprendí puesto que había visto una noticia similar en el portal OZY (1) hace más de un año. Atendiendo al llamado de la curiosidad, comencé a ingresar a dichos portales para contrastar la información pensando que quizás habría nuevas noticias de dicha joven. Después de comparar distintos sitios me hallaba algo ofuscado, ya que en la mayoría de estos se encontraba prácticamente la misma información: Sabrina Pasterski, mujer joven, de ascendencia latina, construyó un avión a sus 14 años, se ha graduado con la más alta calificación del MIT, no maneja redes sociales, etc. Sin embargo, en ninguno de ellos se encontraba información acerca de los trabajos que le hacían merecedora del título de nueva Einstein y, en lo que a mí respecta, se resaltaba era el hecho de que Pasterski, al parecer, poseía ciertas características que la enmarcan dentro del estereotipo de genio.

 

Lo más irritante para mí fue encontrarme con prácticamente la misma información, que había en todos esos sitios, en el portal de El Espectador; incluso pareciera que el redactor de dicho artículo se limitó a realizar un copy-paste. Rápidamente, la publicación logró un gran alcance en Facebook y es apenas inteligible, puesto que las noticias en las que se resalte una persona parecida salir de la nada, que surge entre las adversidades y que alcanza rápidamente el éxito se vuelve bastante popular entre la gente, y más aún en este caso, ya que el personaje de la historia se asemeja al estereotipo clásico de científico: una persona sin vicios, reacia a la vida social y enclaustrada en una biblioteca devorando libros. Hasta este punto, se preguntará usted ¿por qué me generó tanto descontento dicho fenómeno? Soy licenciado en física, diría que apasionado por la ciencia y gran admirador de Albert Einstein, quien en su época llegase a ser tan famoso y popular como el mismo Charles Chaplin. Incluso, hasta el día de hoy, me atrevería a decir que casi todo el mundo conoce la fórmula E=mc², aunque se desconozca su profundo significado; o relacionan la imagen y nombre de Einstein con la típica figura de un genio, aunque también se desconozca su legado moral. Pero, ¿cómo Einstein llegó a ser tan admirado y popular?¿Pasterski ha hecho algo del tamaño del legado de Einstein? Permítame que ponga un poco en contexto el punto hacía el que me dirijo.

 

Hacia el año 1916 Einstein, cuyas ideas revolucionaron nuestra forma de pensar y comprender el universo, publicaba unos artículos en los que argumentaba que la fuerza de gravedad, ese causante de que las cosas caigan al suelo y de que los planetas giren alrededor del Sol, no es más que el efecto de la curvatura del espacio y el tiempo en presencia de materia y energía; Einstein consideró al espacio y al tiempo como un solo ente que dejaba de ser inmutable, a diferencia de lo que se pensaba hasta el momento. Cuando se verificaron algunas de las predicciones de su teoría se convirtió en una revelación, un genioY no es para menos, había cambiado radicalmente la visión del mundo y el universo. La teoría de Einstein explicaba el comportamiento de los planetas, galaxias, estrellas, etc., lo que llamamos macro cosmos. Por esa misma época, otro grupo de científicos, entre los que se encontraban Planck, Schrödinger (¡sí! el del gato entre la caja que antes de abrir se encuentra vivo y muerto a la vez), Heissenberg y también Einstein, además de otros, lideraban otra revolucionaria teoría en la física que explicaba el comportamiento de átomos, moléculas, etc., lo que llamamos micro cosmos. Dicha teoría se bautizó tiempo después como mecánica cuántica. Durante los años siguientes, los físicos intentaron combinar las ideas expuestas en la teoría de Einstein con la mecánica cuántica para explicar todo el universo, buscaban una teoría unificada.

 

Hasta el día de hoy, poco más de un siglo desde que Einstein publicara sus artículos, no existe aún una teoría unificada, o no, al menos, aceptada ampliamente por la comunidad científica. Este es uno de los problemas abiertos en física más importantes y más intrincados; la tarea, como puede darse a una idea, no es tan sencilla. Se preguntará también usted por qué esta tarea es tan importante, por qué no manejar las dos teorías por separado, ¿cuál es el problema? Pues bien, un agujero negro es un ejemplo perfecto de porque es necesario unificar estas teorías, ya que, en palabras simples, un agujero negro puede ser un objeto del tamaño de un átomo con la masa y/o energía de una estrella, así que  cuando intentamos combinar las dos teorías los resultados obtenidos son desastrosos, para no entrar en detalle. En este punto entra Stephen Hawking, considerado como una de las mentes más brillantes de nuestros tiempos, otro genioY no es para menos,  puesto que él es una de las personas que se ha echado al hombro la tarea de hallar la teoría unificada, ha obtenido resultados bastante interesantes, aunque con validación parcial. Entre los muchos aspectos en los que destaca Hawking, cabe resaltar su tesis doctoral en la que proponía que el universo podría haberse formado de un agujero negro (otra razón para hallar la teoría unificada, el origen del universo), su más reconocido logro ha sido  encontrar una ecuación que describe cierta propiedad (la entropía) de los agujeros negros en virtud de cantidades involucradas tanto en la teoría de Einstein como en la mecánica cuántica,  ¡una luz en el camino hacia la unificación! Existen otras personas que también persiguen el mismo objetivo y han logrado avances significativos, aquí es donde entra Pasterski, ella se encuentra trabajando en ese mismo campo  y ha aportado algunas ideas que incluso el mismo Hawking y Andrew Strominger (su director de tesis) han reconocido en algunos de sus  artículos.

 

A pesar de la gran carrera que ya tiene Pasterski, en mi opinión, tildarla de nueva Einstein no es más que una forma de populismo científico en el que, a mi manera de ver, se pretende vender al público no solo un estereotipo (desconociendo, por ejemplo, que Pasterski tiene cuentas en Instagram y Physicsgirl), sino también atraer la atención del público mediante una especie de show mediático, que en realidad no despierta un verdadero interés de la gente por la ciencia (¡puesto que en su contenido no hay ciencia!), sino que más bien generan una gran expectación en el público. La gente suele emocionarse con la idea de que nuestras concepciones del mundo sean refinadas o mejoradas, e incluso modificadas, y no precisamente de modo científico. Han sido varios los casos a lo largo de la historia, como por ejemplo la detección del Boson de Higgs denominada por los medios como la partícula de dios (¡qué gran titular!) que, a propósito, fue fallida en varios intentos; la detección de las ondas gravitacionales, de la cual me atrevo a decir que aún nos encontramos en una fase muy temprana de investigación. También incluya en esta lista el reactor de fusión a bajas temperaturas y las múltiples máquinas de movimiento perpetuo que no requieren energía (externa) para funcionar.

 

Todo esto pareciera producir una especie de interés de la gente por la ciencia que es aprovechado por los medios, aun cuando no se comprenda el verdadero trasfondo y las implicaciones de estos descubrimientos. Debemos andar con cuidado, puesto que los medios emplean estas noticias como estrategia para desviar la atención del público de otros hechos de mayor trascendencia social o, incluso, a veces se emplean para tratar de ocultar o justificar la inversión en dichos experimentos que puede llegar a ser de varios millones de dólares. Este conjunto de cosas fueron las causantes de mi descontento, veo con gran desánimo cómo la gente se interesa por una figura y por concepciones, en ocasiones, erróneas del mundo. La gente comparte contenidos sin antes haber adoptado una postura crítica frente a lo que se les presenta, sin antes hacer una mínima reflexión entorno los alcances de un nuevo descubrimiento. Cabe en este punto destacar que Pasterski posee una carrera y nivel académico envidiables, máxime cuando se encuentra trabajando el campo que ya he mencionado. Como bien titula el portal OZY, podría ser la próxima Einstein. El tiempo dirá si sus ideas tendrán el talante suficiente para provocar una revolución científica y de pensamiento como lo hizo Einstein. Seamos pacientes.

 

 

(1) http://www.ozy.com/rising-stars/this-millennial-might-be-the-new-einstein/65094


Sobre Christian Silva

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*